Mapa de recursos


Vigo, la novia del mar

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El motor industrial del País gallego.

Ciudad universitaria, comercial y dinámica, Vigo se ha convertido en un tiempo récord en la ciudad más populosa de Galicia y en el motor industrial que mueve nuestro pequeño país y que vertebra el eje atlántico

 
En Vigo, hay calles que suben y bajan lo mismo que la marea. Barrios que a diario amanecen al Pentecostés de las lenguas. Una ría protegida hoy más que nunca por las Cíes y un espíritu cosmopolita que la hace enormemente atractiva. Puede ser diabólica e incomprensible, pero también tiene un dinamismo muy especial, una velocidad contagiosa y un desparpajo juvenil que obliga a perdonárselo todo. Aquí se han instalado grandes industrias gallegas y foráneas atraídas por su dinamismo empresarial y por las excelentes infraestructuras que la comunican por autopista y autovía con cualquier destino. La industria de Vigo es como un pulpo que extiende sus brazos hasta la periferia: Porriño, Redondela, O Morrazo...son zonas unidas ya a la vocación empresarial viguesa que tiene en su club financiero el mejor centro de negocios y en la Zona Franca innumerables ventajas para los inversores. Frente al mar la ciudad se crece y multiplica su riqueza. Del puerto comercial salen las mercancías que producen Vigo y su metrópolis. Sobre todo automóviles y granito. El puerto trasatlántico ha sido históricamente la Puerta de América y hoy también de la Europa comunitaria. El Berbés sigue siendo el primer puerto pesquero de Europa y una de las estampas típicas del Vigo marinero, con el mercado de la piedra y los puestos donde se comen las ostras, frescas y con sabor a mar, igual que esta ciudad reconciliada por fin con su hermoso litoral. Además de las playas urbanas del Bao o Samil donde los vigueses han encontrado siempre una vía de escape, la ciudad ofrece ahora muchos otros espacios. La antigua y deteriorada fachada marítima se ha sustituido por paseos con sabor a mar. Bouzas luce el suyo y disfruta también de un liceo y un puerto náutico. Desde los jardines de Elduayen nos acercamos a la vista más privilegiada de la ría. Aquí se unen dos cosas que siempre tienen éxito: vegetación y terrazas con vistas en este caso a Moaña y a toda la fachada noroeste de Vigo. El paseo oliendo el mar no tiene precio y si la vista de enfrente nos atrae poderosamente solo hay que coger uno de los barcos que parten hacia Cangas o Moaña desde la estación marítima. O Morrazo es una de las muchas visitas que pueden hacerse desde Vigo. La consigna sigue siendo la misma, pero con un componente más salvaje en las playas y acantilados de esta Costa de la Vela que a punto estuvo de formar parte del Parque Nacional Islas atlánticas junto con las Cíes, otro de los destinos turísticos posibles que estará de nuevo abierto a partir de Semana Santa.
También desde Vigo, pero esta vez en dirección sur, podemos visitar los centros de veraneo de Nigrán y Baiona. calles antiguas con sabor marinero, playas para todos los gustos y un excelente club de yates para los amantes de la navegación náutica. A partir de aquí se extiende hasta A Guarda una costa de acantilados bajos y estampas de mar batido que bajo la luz del crepúsculo se convierten en uno de los paisajes más bellos de esta parte de Galicia.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook