Mapa de recursos


Escrito en piedra

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La ciudad y la provincia de Ourense conservan numerosas huellas de su historia.

Este es el momento para profundizar en el patrimonio monumental ourensano, tanto el de la ciudad como el de la provincia.

 
En la ciudad el Plan Urban es el responsable. El Plan Urban II ha unido casco viejo y artesanía. Es parte del proceso de resurrección que ha tenido esta zona de Ourense. Al deterioro urbanístico, económico, medioambiental y social del caso histórico se le ha empezado a poner remedio. Un total de 60 millones de euros entre varios planes van a conseguir dejarlo como ha de estar. Lo fundamental es que esté rebosante de vida, por eso es prioritaria la promoción de la residencia y el comercio. Esta política va a ayudar a que desaparezca la imagen de marginal que tenía la zona, aunque la medida fundamental es la integración de este sector de población y su acceso a servicios básicos a través de un centro cívico social municipal. Los jóvenes van a volver a ocuparla, durante el día y la noche, y sobre todo por esta vida nocturna, se va a instalar un sistema de control permanente de ruido. Para contribuir a esa sensación de calma se va controlar el acceso de vehículos al casco histórico. Para que les resulte atractiva durante el día se va a rehabilitar, mantener y renovar este maravilloso patrimonio, tanto el artístico como el residencial prolongando así la vida útil de las viviendas. La gente joven atrae al comercio y al ocio. El centro histórico quiere ser el mejor anfitrión para todos, por eso se van a suprimir las barreras arquitectónicas. Ahora lo único que hay que hacer aquí es pasear y disfrutar de la catedral de San Martín construida entre los siglos XII y XIII, o contemplar desde una terraza la inclinación de la Plaza Mayor, también descubrir nuevos detalles en la fachada de la Iglesia de Santa María la Mayor, barroca o en la Plaza de la Magdalena antiguo mercado y cementerio altomedieval. Una vez empapados de piedra, toca la monumentalidad y en el microcosmo ourensano hay mucha, a falta de mar. Su patrimonio monumental es el mayor de España. Los monasterios, grandes impulsores del paisaje, de la terrazas y viñedos, de la recolecta de la castaña, se concentran en Ourense con una densidad inaudita. Y no nos referimos a cualquier construcción. El Escorial gallego, el monasterio de Oseira, es reconocido con miles de visitas. Fue la primera morada cisterciense y ahora está habitado por 18 frailes, un superior y 4 hermanos. Y de la reforma con premio de Oseira podemos ir a la reforma del monasterio de San Estevo. Dos arquitectos lo han convertido en hotel de 4 estrellas. Es el más grande e importante de la zona y su construcción data del siglo XII aunque probablemente fue ocupada por eremitas. Quedan las iglesias y el claustro de los obispos. Por citar alguno más de los muchos que hay, el Monasterio de San Rosendo de Celanova fundado en el siglo X. Y ya de paso visitar la Iglesia de Santa Comba de Bande visigótica del siglo VII, algo poco habitual de contemplar.
También hay castillos y villas de rancio abolengo como Rivadavia, la bajomedieval villa realenga hasta el siglo XIV con una importante población judía que aún conserva la huella sefardí. El Castillo de Maceda en el alto do Couso está reconstruido para convertirlo en un complejo cultural. También de alcurnia fue Allariz, premio Europa Nostra de restauración. Todo empezó en 1989 cuando comenzó una profunda puesta en valor de esta villa, hasta ahora que es punto de referencia cuando se habla de turismo de calidad en Galicia. Y quizás para culminar la perfecta escapada ourensana, el ayuntamiento de Lobios con paisaje, y patrimonio a raudales.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook