Mapa de recursos


Ciudad de moda

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Ourense es uno de los más grandes escaparates del comercio gallego.

Cada temporada, las pasarelas españolas e internacionales exhiben diseños de ourensanos.

 
Sus nombres ya son más que reconocidos: Roberto Verino, Adolfo Domínguez. Ellos han sido los pioneros, los primeros en destacar y hacer que el mundo de la moda volviese su mirada hacia la creaciones gallegas. Y estos dos ourensanos son hoy en día parte fundamental de ese motor alimentado con creatividad y trabajo que impulsa el sector textil gallego. No es casualidad que estos dos gurús de la moda gallega sean ourensanos. La capital de las Burgas siempre se ha caracterizado por ser una ciudad distinguida y sus habitantes son gentes a las que le gusta vestir bien. El comercio de moda en esta ciudad es de altísimo nivel. Céntricos escaparates que llenan de color calles cada vez más bonitas y agradables, como la del Paseo, verdadero epicentro de Ourense y que conserva el sabor de antaño. De este modo, callejear por la ciudad es un placer, y de eso saben mucho los ourensanos, que hacen del paseo una sana costumbre que renuevan cada día. Además cuando el buen tiempo se adelanta, las confortables temperaturas de la primavera ourensana extienden su invitación a los urbanitas. Nadie rechaza el ofrecimiento y la gente sale a la calle. Pueblan terrazas que se llenan de conversaciones y encuentros, y en cualquier rincón se hacen un hueco para respirar los aires de la nueva estación. Los ourensanos saborean la conquista de espacios propios, los que tiñen de verde una ciudad cómoda, donde la vida discurre a otro ritmo, más cálido, más humano. Ourense está llena de parques. El Parque San Lázaro, el Posío, además de las riberas del Miño, el plan estrella del nuevo Ourense. En colaboración con los fondos FEDER de la Unión Europea, se han ejecutado las obras de recuperación integral de la margen derecha del río Miño a su paso por la ciudad, desde Oira hasta Eirasvedras. Además de la recuperación del río, sus objetivos principales son la restauración paisajística y la mejora de las zonas verdes. Ourense es el claro ejemplo de lo que está ocurriendo en muchos lugares de Galicia, especialmente las ciudades, otrora más preocupadas por el rendimiento económico de sus espacios, y que ahora vuelven la vista al cuidado de sus entornos, para que sus habitantes ganen en calidad de vida.
En la provincia vitivinícola por excelencia, ir de vinos es otro ritual imperdonable. Las callejuelas de la zona vieja exhalan ecos de costumbres que perduran en el tiempo: ir de vinos con los amigos, el tapeo, compartir unas tazas al calor de un encuentro. Pero es que hasta el café en Ourense sabe mejor. Lo afirman sin pestañear los ourensanos, y cualquiera lo puede comprobar. Y, de nuevo, la ciudad nos brinda una ocasión irresistible. Aires de bohemia, palabras que se escapan de una tertulia sobre lo divino y lo humano, en los nuevos cafés de espíritu antiguo. Las noches en Ourense son mágicas. Las viejas piedras parecen otras cuando se encienden las farolas y los ourensanos salen, una vez más, a vivirlas.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook