Mapa de recursos


Bellos Espacios Creados por el Tambre

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Galicia Para el Mundo partimos ahora en busca de la belleza del río.

Nace el Tambre en los montes de O Bocelo, alimentado por una serie de pequeños arroyos, para morir en el mar de Noé, entre Noia y Outes, tras pasar bajo la famosa Ponte Nafonso.

 
En su trayecto, de 135 kilómetros, el Tambre es el río que baña el corazón verde de Galicia, y alimenta y riega estas tierras de Frades y Oroso, antes de entregarse al mar. Creando valles y provocando un paisaje de extraordinaria belleza.
En Frades, zona de agua tranquilas, se encuentra la zona de baño y ocio en la época estival.
Siguiendo el transcurso del río nos encontraremos, entre juncos y piedra con la historia. El imponente puente romano de Pontecarreira le permite el paso entre sus arcos y le concede al río una estampa espectacular. Aquí podemos escuchar el sonido del agua entremezclado con la piedra.
Además el área de recreo de Aiazo es uno de los mejores enclaves para disfrutar de un día en su orilla.
El río sigue su curso hasta entrar ya en el ayuntamiento de Oroso.
Se vuelve aquí más animado, formando islas y remolinos. Desde lo alto del puente Carollo lo contemplamos en todo su esplendor.
Tras los primeros rápidos, buscar serenarse el río entre abedules y prados, para llegar calmado a Sigüeiro, en donde la trucha reina en sus aguas para delicia de los pescadores, que tienen aquí un magnífico refugio.
También a la altura de Sigüeiro, el Tambre se abre en dos brazos, dejando una isla en medio, en donde encontramos el área de recreo. Robles, alisos y sauces completan un escenario que se repite en el límite entre Santiago y Trazo, en el que se crea uno de los mejores espacios recreativos , el área de Chaián, muy frecuentada, incluso por el turismo que visita Compostela.
El Tambre tiene la raiz en Tam, que significa correr, fluir hacia el mar. Y y es a partir de aquí cuando el río se vuelve imparable, buscando ya la salida. Las aguas bajan fuertes, con rabia, y arrastran a su paso lo que encuentran en el camino.
Tras atravesar Portomouro bajo un puente de sillería del siglo XIX, se convierte en playa fluvial en Tapia, en el municipio de Ames, otro de los lugares más frecuentados en verano.
A partir de Negreira, encaja de nuevo, lo que permitió en su momento crear la presa de Cornanda o Barrié de la Maza.
La ría de Noia aparecerá ya en Aguamelada, tras habernos guiado el Tambre por uno de los espacios noieses menos frecuentados: va desde la central hidroeléctrica creada por el arquitecto Palacios y el puente colgante sobe el río hasta los "pescos" o "pesqueiras", de muy antigua construcción, para pescar lampreas.
Esta ruta final del Tambre, antes de llegar al estuario bajo Ponte Nafonso y convertirse en ría, está llena de belleza. Es como si el río atravesara un frondoso jardín con mil especies de plantas y árboles.
Y es que así es Galicia, y así son sus ríos. Como el Tambre.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook