Mapa de recursos


Las rutas del agua

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El agua es toda una cultura en Ourense y su provincia.

Los ríos crean rutas naturales que se pueden seguir con facilidad desde la capital, en donde el Miño crea bellos espacios recuperados para el ocio.

 
Ourense no tiene mar. Ni falta que le hace. Tiene embalses, ríos y las caldas mejor aprovechadas de toda Galicia. Ocho balnearios activos, diez semiactivos y 37 fuentes termales catalogadas en todo el territorio provincial hacen que el turista que visita Ourense no tenga motivos para echar de menos el mar. Molgas y Carballiño son los de toda la vida. Tienen el encanto de lo antiguo, son accesibles para cualquier economía y han renovado todos sus tratamientos adaptándolos a las nuevas técnicas termales. La renovación de estos balnearios y el turismo termal que hoy se promociona en todas partes, llegó a Ourense de la mano de la fundación San Rosendo. En poco más de siete años se ha convertido en el Rey Midas del termalismo ourensano con tres villas balnearias instaladas en Arnoia, Laias y Lobios. Salud, naturaleza y descanso junto a los ríos Miño y Arnoia, rodeados de montes y bosques, y con moderna tecnología, personal especializado y seguimiento médico. El boom del termalismo hasta el mismo corazón urbano de Ourense. Mientras las Burgas se convierten en un gran complejo que será al mismo tiempo hotel y balneario urbano, la ciudad se prepara para acoger el próximo 17 de octubre la cuarta edición de Termatalia, la gran feria del sector en la península ibérica. Parece que el 2003 será el año del termalismo en Ourense. Tras la estupenda acogida de A Chabasqueira, van a recuperarse también las termas de Outariz y el Muíño das Veigas. Una actuación integral que no se lee solo en clave de termalismo. También supone una recuperación del río Miño a su paso por la ciudad. Las playas fluviales pueden servir para reinterpretar el turismo y el disfrute del ocio en un nuevo Ourense que ya no es solamente un lugar de paso, aunque sí punto de partida para seguir desde aquí todas las rutas del agua que es posible recorrer en su provincia. Miño arriba, y tras el salto de Velle, el río se convierte en un mar dulce. Esta parte del interior de Galicia cuenta con muchos kilómetros de costa fluvial. En el trayecto del río, en las riberas de Barra de Miño y Rivela, dos puertos deportivos atraen a los amantes de los deportes náuticos. El embalse de Velle les ofrece casi 15 kilómetros navegables para practicar el remo, el piragüismo y el ski acuático. También hay gran afición a las motos de agua y fanáticos de espectáculo sobre el agua dispuestos a practicar modalidades como el wayboard y el waycrossing.
El agua define la personalidad de toda la provincia ourensana. Si seguimos el trayecto del Miño llegaremos al punto en el que se encuentra con el Sil en Os Peares y desde aquí podemos ascender por la Ribeira Sacra ourensana hasta los cañones del Sil, un río con vocación de anacoreta del que uno se enamora por la profundidad de su curso y la belleza severa y silenciosa de la panorámica que se obtiene desde los llamados balcones de Madrid. Los ríos en Ourense son mucho más que agua en movimiento. Cauces que saben de geometría y de historia. Riberas que diseñan mundos recoletos de una variedad inimaginable. El Arnoia baja atravesando Molgas, Xunqueira de Ambía, Allariz y Celanova y se encuentra con el Miño en tierras del municipio de Arnoia. Desde aquí, Miño arriba llegaremos a su encuentro con el Avia, otro de los ríos importantes de la provincia. Durante siglos ha bañado con sabiduría y fertilidad las tierras del Ribeiro que seguramente le deben gran parte de la fama de sus buenos vinos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook