Mapa de recursos


Museo del Mar

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un museo que recupera y cuenta la historia entrelazada de Galicia y el mar.

Vigo bañada por el mar, sostenida por la riqueza del océano, desconsolada por las ausencias de los que partieron desde su puerto y ahora por fin recompensada con un museo para descubrir el encanto, el misterio y la memoria del mundo marino.

 
La iniciativa fue en un principio de la Xunta de Galicia y del ayuntamiento de Vigo, y finalmente ha sido el Consorcio de la Zona Franca de Vigo que ha rematado el proyecto. El Museo del Mar de Galicia es la realidad que desde hace casi un año se asoma a la ría desde la Punta do Muíño en la parroquia viguesa de Alcabre. La mayoría de los vigueses lo recuerdan como el antiguo matadero y algunos guardan en la retina la imagen de la fábrica de conservas que fue al principio. No ha perdido la esencia ni de lo uno ni de lo otro, pero gracias al proyecto de Aldo Rossi y César Portela se ha transformado en una pieza urbanística que sirve de transición entre la tierra y el mar y se configura como un cabo, mitad naturaleza, mitad artificio, en este paradigmático lugar del borde litoral de Vigo. La obra la inició Aldo Rossi y tras su triste desaparición la retomó el arquitecto gallego César Portela. Es la única realización de Rossi en todo el territorio español y será seguro una referencia indispensable para todos los visitantes del mundo interesados en la obra del maestro italiano. Pero también será visita obligada para los estudiosos de la arqueología. Las obras del museo han dejado al aire una necrópolis con restos esqueletizados en posición primaria sobre un concheiro que ha conseguido anular la acidez de la tierra permitiendo que todo se conservase intacto. Se trata de un enterramiento atípico, el único localizado hasta ahora en Galicia y se corresponde con un cambio de era, pues hasta entonces se suponía que lo habitual era incinerar los cadáveres, arrojarlos al mar o abandonarlos a la acción de las alimañas. Para echarle un vistazo a este hallazgo será suficiente con recorrer el paseo que se está construyendo a lo largo del litoral vigués y que pasará justamente al lado de las excavaciones. El Museo del Mar de Galicia se ha revelado como un lugar con muchas más potencialidades de las que se le habían otorgado en un comienzo. Es la síntesis de la fuerza del océano, el encanto de las rías y la potencia de la ciudad de Vigo. Arquitectura pensada para un lugar: potente, austera, sin gestos gratuitos, depurada, escueta, ligera de equipaje, casi desnuda. Sobre todo ahora que la exposición inaugural ha abandonado las salas. RANDE 1702: ARDE O MAR fue el comienzo más glorioso que pudo soñar el museo. Verdades inéditas sobre la leyenda de la más rica flota venida nunca de las indias occidentales. La muestra mejor documentada sobre los galeones de Rande que se ha hecho hasta el momento con aportaciones de museos y colecciones particulares de Europa y América que juntas conmemoraban el tercer centenario de una histórica batalla naval que inspiró las Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino de Julio Verne. Ahora, las salas desnudas esperan con ansiedad la reapertura, el ir y venir de los visitantes opinando con igual vehemencia sobre el contenido y el continente de este museo. La reapertura se programa para finales de julio con la muestra“O espello do mar”, la primera exposición antológica sobre el arte gallego y el mar desde el romanticismo hasta 1980 que estará a disposición del público hasta el mes de octubre. La ansiada exposición permanente que contará la historia entrelazada de Galicia y el mar a través de la pesca no estará lista hasta el primer semestre del 2004. Y entretanto, el mar sigue ahí fuera, rodeando el museo, vivo y libre cumpliendo su cometido y dejándose surcar incesantemente por barcos, marinos y marineros que viven en él y de él.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook