Mapa de recursos


El Mar de Noé

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La Ría de Muros - Noia es un periplo marítimo como metáfora de nuestro paso por este mundo.

Elegimos Esteiro, en el municipio de Muros, como lugar ideal para pasar unas vacaciones al pie de este mar de Noe tan proclive a la leyenda y tan desigualmente tratado por la desgracia del petróleo.

 
Afortunadamente hay lugares como Portosín en donde apenas ha entrado nada. Las playas lucen de nuevo espléndidas, los barcos vuelven a puerto con lo mejor de la ría en condiciones óptimas, y los servicios se ponen a punto para disfrutar de un verano, en el que los gallegos, confiamos más que nunca en ser escogidos por los turistas. Aquí les esperamos con instalaciones como el puerto deportivo de Portosín, que no tendría sentido sin ese turismo que nos visita cada año, poblaciones marineras como Porto do Son que basan buena parte de su economía en estos meses de verano y que de hecho, ya tienen listos los apartamentos para alquilar y los camping frente al mar. Además de las posibilidades náuticas este pueblo nos ofrece rutas naturales por miradores y lagunas que se revelan como espacios naturales muy interesantes. También historia frente al mar. Castro Baroña es nuestro enclave prehistórico más espectacular y también una de las playas que pueden escoger los que prefieren el nudismo.
Seguimos nuestra ruta hacia Noia, esa pequeña Compostela de calles intricadas, nobles soportales y buenas tabernas para disfrutar del placer del vino. Mucha historia metida a golpe de tiempo en esta villa que llegó a pertenecer a señores genoveses y que seguro nos sorprenderá con inesperadas historias, pero sobre todo, con lugares no soñados. La Devesa de Nimo es un oasis a la orilla del Tambre que les recomendamos especialmente en las calurosas tardes de verano. Como viajeros meticulosos, continuamos nuestro recorrido siguiendo el borde litoral, esta vez en dirección a Outes. Este pueblo es la mejor base de operaciones que encontrarán los amantes del turismo rural. Tranquilidad, naturaleza, el sabor de lo auténtico y la mejor situación para conocer la costa hacia el norte o hacia el sur. En Outes comienza la ría y podemos disfrutar de playas casi intactas hasta Muros. Llegados a este punto de la costa, los arenales siguen presentando su mejor cara a primera vista pero todavía queda trabajo por hacer bajo la arena. A partir de Monte Louro las labores continúan sobre todo en la rocas. El aspecto de esta zona de tránsito hacia la Costa da Morte, todavía no es el que nosotros desearíamos ofrecerles, pero desde luego es sensiblemente mejor que el que han visto el pasado invierno por televisión. Seguiremos trabajando hasta lograrlo, y mientras, les esperamos con mucha costa limpia y pueblecitos marineros tan encantadores como el propio Muros, que vio nacer en sus calles el gótico marinero que la identifica, y en su puerto, a marinos con la personalidad y el carácter que imprime la zona. Muros cuenta con los servicios que corresponden a la ciudad más importante de este lado de la ría. Hoteles, hostales, pensiones, apartamentos y restaurantes, que a pesar del turismo, todavía conservan una de las mejores relaciones calidad-precio de toda la costa gallega.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook