Mapa de recursos


Entre la Fraga y el Río

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Cuntis es naturaleza viva, donde agua y vegetación conforman paisajes que no podrán olvidar

El Xesteira y el Acibal son los montes que flanquean el territorio de Cuntis, que se extiende a lo largo de un valle creado por el río Gallo, afluente del Umia, que atraviesa el municipio de norte a sur.

 
Los conjuntos montañosos son excepcionales miradores desde los que se alcanza la Ría de Arousa y Compostela. En ellos es fácil ver caballos en libertad.
El valle es una superficie plana, salpicada de cerros que generan paisajes de gran belleza. Pero sin duda, la mayor belleza viene dada por sus aguas.
El poder de los ríos se deja ver por todo el ayuntamiento. Empezando desde el centro de la villa, por el que el río gallo dibuja unos paisajes de inolvidable belleza. Si pasean por el parque de O Castro podrán disfrutar de un rato de tranquilidad en el que el verde acompaña el curso del río en todo momento. Sus árboles crean una postal ya casi primaveral.
Numerosas rutas de senderismo acompañan a los ríos de Cuntis, y si ustedes deciden seguir las aguas del Gallo, se encontrarán aquí con una cascada de impresiona: a Campaiña.
Su entorno natural lo convierte en uno de los lugares más hermosos del municipio. Pero también impresiona, como no, el río Umia, y su puente do Ramo. Aquí un manto verde cubre las orillas del río. Se cuenta que debajo del arco se celebraban ritos de bautismo prenatal.
Pero el Umia nos deja más paisajes de los que presumir. Al pasar el puente Taboada nos encontramos con uno de los lugares preferidos por los pescadores: O Penedo. Aquí el río baja salvaje, con ganas de abrirse camino. En sus orillas los árboles ofrecen sombra para los calurosos días de verano. En el medio aparece un islote, sitio ideal para practicar el deporte de la pesca.
Además, un molino en ruinas acompaña este paisaje natural
Si seguimos el trancurso del rio aparece ante nosotros un gran mar interior. El embalse del Umia vuelve sus aguas tranquilas. Y donde antes había areas recreativas ahora nos encontramos con un espejo de laderas arboladas. Es otra forma de de conocer el río.
Y entre las fragas y los ríos existen restos arqueológicos que hacen de la villa un lugar atractivo para visitar. Los petroglifos de A Ran, descubiertos en 1998, son lo únicos del ayuntamiento que contienen grabados de ciervos.
Pero también están los de Cequeril, son varias figuras antropomórficas de cabeza redonda con cruz inscrita. Puede ser que alguna parte fuese añadida posteriormente por algún pastor.
Y si quieren volver a ver la villa desde un lugar privilegiado les recomendamos que se acerquen aquí, prueba de que el verde esté presente en todo Cuntis. Su parque de Maráns, donde se levanta el Sagrado Corazón de Jesús, de Francisco Asorey. Un verdadero mirador.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook