Mapa de recursos


Malpica

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El vuelo de la gaviota

Como una gaviota más de las que pueblan las Illas Sisargas, echamos a volar nuestra imaginación sobre Malpica de Bergantiños.

 
En su puerto nos salen al encuentro tantas historias como barcos fondean en él. Sus perfiles muchas veces hablan por sí mismos, y recordamos que en el siglo XVII, Malpica era puerto destacado por la captura de ballenas. Hoy es puerto de bajura y de embarcaciones de cerco, y también el corazón de Malpica. En sus marineros, en sus tabernas de buenos mariscos y pescados y en sus construcciones más genuinas se respira pasión por el mar. Hay que buscarlos, pero quedan muchos rincones en los que el tiempo se ha quedado enredado. Y sí, huele a salitre, y casi cualquier esquina se convierte en una atalaya desde la que otear el horizonte y seguir con la vista una apacible postal de la Costa da Morte. Además de acercarse hasta la parroquia de Buño y hacerse con piezas de su famosa cerámica tradicional, el viajero que decida perderse por aquí podrá visitar también la huella del pintor Urbano Lugrís en la Casa del Pescador, o tomar el aire en el paseo marítimo, que es un balcón sobre la playa de Area Maior, recomendada para la práctica del surf. Si tomamos la carretera de la costa hacia el Oeste encontraremos arenales como Beo o Seiruga, donde aún se aprecia el rastro del fuel del Prestige en las rocas. Si hace dos meses veíamos trabajar aquí las hidrolimpiadoras, ahora observamos que es la marisma la que está siendo objeto de trabajos de limpieza. Siguiendo la misma dirección, llegamos al puerto de Barizo y a su playa. El puerto es moderno a la vez que modesto en dimensiones, pero el conjunto que se nos ofrece tiene la belleza de las cosas pequeñas.
La última etapa de nuestro viaje por las tierras de Malpica la cumplimos en el Faro de Punta Nariga. Nos rendimos ante la sobriedad de su diseño arquitectónico, que lo hace erguirse como tallado en la misma roca que lo sostiene. Y, una vez más, comprendemos y compartimos la devoción por los faros de la Costa da Morte.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook