Mapa de recursos


Las Huellas del Mariscal.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Historia, leyenda y mito del Mariscal Pardo de Cela.

Un paseo por las riqueza paisajística y monumental de los territorios que habitó este Señor feudal defensor de la soberanía de Galicia frente al anexionismo de los Reyes Católicos.

 
Su vida ha sido el argumento de novelas y obras de teatro. Desde Foz seguimos las huellas de la historia, la leyenda y el mito del Mariscal Pero Pardo de Cela Aguiar e Ribadeneyra. Con la excusa de conocer las tierras que habitó este señor feudal que llegó a inquietar a los Reyes Católicos, nos pasearemos por la riqueza paisajística y monumental de los territorios por los que habitó este personaje. Nativo de Foz, la ruta parte de San Martiño de Mondoñedo, que ya hemos visitado. Desde aquí alcanzaremos fácilmente O Valadouro, una alfombra pintada con paisajes mullidos. Muy cerca, en Alfoz, se levantaba el castillo-fortaleza de A Frouxeira, los dominios de Pardo de Cela, sobre un montículo desde el que se divisa todo el valle. Hoy en día sólo se conserva la Torre del Homenaje. A poca distancia se encuentra Finca Galea, un lugar idílico convertido en hospedería de turismo rural. Casi no se puede pedir más. Si la casa es incomparable, el entorno es espectacular. Jardines cuidados con esmero, poblados de muy diversas especies, para respirar aromas de leyenda y dejarse transportar en el tiempo. Además, Finca Galea es un auténtico museo etnográfico. Continuamos nuestro camino tras esta parada para el descanso. Llegamos a Mondoñedo, aquí contaremos el triste final de Pardo de Cela, el último defensor de la soberanía del antiguo reino de Galicia frente al anexionismo de los Reyes Católicos. El Mariscal resistió en A Frouxeira hasta que fue apresado a causa de una traición y fue decapitado en la plaza de la Catedral de Mondoñedo. La tradición cuenta que cuando su cabeza cayó rodando el Mariscal gritó ?credo? tres veces. Mientras tanto, su esposa, Isabel de Castro traía el perdón de los Reyes Católicos desde Valladolid. Pero a su regreso a Mondoñedo, fue entretenida por unos clérigos que la convencieron de que su esposo estaba a salvo. La historia, en ese instante, llegaba a su dramático desenlace. El puente, aún en pie, lleva el significativo nombre de ?Pasatempo?. En sí misma, la villa de Mondoñedo requiere una visita atenta. Atención para desvelar la amalgama de fe y piedra que entreteje su arquitectura, marcada por la influencia de la iglesia en esta sede episcopal. La Catedral o el Seminario son dos de sus joyas trazadas por la mano del hombre, otras, como las famosas Covas do Rei Cintolo, corresponden a un capricho de la naturaleza. A nueve kilómetros de Mondoñedo se sitúa Vilanova de Lourenzá, con su monasterio de San Salvador. Una curiosidad, la fachada es obra de Fernando de las Casas, el autor del Obradoiro compostelano. Es nuestro punto final para una ruta que nos ha revelado muchos secretos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook