Mapa de recursos


Villa de Foz.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Entre el azul y el verde.

Calles llenas de terrazas y colorido en verano,servicios públicos para toda la población , buén comercio y dinamismo empresarial.

 
Foz empieza en azul y acaba en verde, o al revés, según se empiece a recorrerlo por la costa o la montaña. El caso es que este municipio de la mariña central desparrama su vida entre el mar y la tierra de una forma que nadie ha vuelto a cantar con más acierto y sentimiento que el poeta Manuel María: Foz érguese como unha canción Nos beizos a cantiga, na man o timón, Para loitar co mar e para abrir o terrón Fai falla ser valente e compre corazón Foz, humilde e calada, sempre rente ó mar: So a quen vai con ela lle dí o seu cantar, nél o peixe i a espiga véñense a xuntar o milagro sinxelo nunca ten que contar Visitar Foz sirve para darse cuenta de que todavía es posible vivir sin estridencias y disfrutar de los pequeños detalles que nos regala el día a día. En un rincón del viejo barrio marinero, manos curtidas reparan las redes. Dedos de sal, de piel resquebrajada pero resistente, que no abandona nunca el oficio. Iconografía de un pueblo marinero que ya vivió mejores épocas a bordo pero que no renuncia a subirse a sus embarcaciones. Antes bien las chalanas del puerto aparecen impecables, miran al cantábrico con los lomos recién pintados y se dejan acariciar por las miradas de los turistas ávidos de tipismo marinero. Foz vive ahora de ese turismo que cada verano irrumpe en la villa con la decisión y el derecho que le otorga la fidelidad. Los apartamentos se alquilan de un año para otro. Los campings dejan las plazas reservadas a muchos de sus clientes porque los hay que vienen aquí en cuanto consiguen unos pocos días libres. Los hoteles se llenan y las casas de turismo rural tienen que repetir la palabra completo a lo largo del verano muchas más veces de las que quisieran. Las calles se llenan de colorido, de terrazas, de bebidas, de bullicio. Durante dos o tres meses el pueblo se transforma en una villa ociosa que no hace otra cosa que levantarse para divertirse y disfrutar del verano. Tiempo habrá para volver al tedio del invierno, aunque tampoco es Foz un lugar que carezca de sentido cuando se marchan los turistas. Después de septiembre la vida sigue para los diez mil habitantes del ayuntamiento. Foz centraliza los servicios públicos para buena parte de la comarca: enseñanza, salud, servicios sociales,?todas las necesidades de la población están cubiertas. También el comercio abastece más allá de las fronteras del ayuntamiento. En las tiendas hay pocas cosas que se echen en falta. Por lo visto aquí hay empresarios dinámicos dispuestos a traer de fuera lo que falta en Foz pero también a venderle lo nuestro a todos los que vienen a conocernos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook