Mapa de recursos


PORTO DO SON, LA VILLA MARINERA.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El nombre evoca lo que es: puerto de mar.

Porto Do Son tiene como principal ocupación la pesca de bajura. Además de su naturaleza ofrece a los visitantes un pueblo que trata de conservar su arquitectura tradicional y mejorar sus servicios e infraestructuras.No dejen de visitar el Castro de Baroña y la Casa de la Cultura.

 
En Porto do Son, la Cofradía de San Telmo agrupa a unas doscientas personas que viven de la pesca. Una actividad que además genera una importante industria auxiliar y de servicios, siempre pendientes de la carga que traigan estos barcos. Su principal ocupación es la pesca de bajura: pescado, crustáceos y marisco que crean un sustancioso volumen de negocio en la lonja. Pero la especialidad indiscutible es el pulpo, que además de ser la estrella de ventas por internet mediante un novedoso sistema que siguen en esta lonja, pero que es un placer degustar a pie de puerto, en la villa. Y, de paso, recorrer su casco urbano. Se nota que a los de Porto do Son les gusta el lugar en el que viven y mostrárselo así de bonito a sus visitantes. Así que se advierte un esfuerzo creciente por preservar el carácter de sus calles y edificios, por mantener la personalidad de su arquitectura tradicional. Precisamente, esto es lo que más puede agradar a los de fuera, ansiosos por tomar el pulso a la vida cotidiana visto desde un paseo marítimo en la caída de la tarde, o tomando una caña en una terraza. Para ellos evolucionan sus servicios e infraestructuras, mejoran los establecimientos y sube la calidad de la hostelería. Y para los lugareños, es la satisfacción de ver más bonito el lugar en el que viven. Además de lo que la naturaleza ha regalado a este pueblo, hay mucho que ver en Porto do Son. Una visita obligada es al Centro de Interpretación del castro de Baroña, ubicado en el bonito edificio que fue sede del ayuntamiento. No está de más acercarse hasta aquí antes de ir a conocer el castro, así nuestra visita será más completa, porque en el centro nos podemos enterar de todos sus secretos. El castro es el protagonista, pero también es un buen lugar para planificar visitas a otros hallazgos arqueológicos, pues la comarca es rica en muestras prehistóricas. Tampoco podremos pasar por alto la Casa de la Cultura, ni las sorpresas que nos aguardan en su auditorio.Un espectacular fresco decora el techo del auditorio, recreando, de un modo mitológico, los primeros pobladores del castro de Baroña. Los murales adyacentes en las paredes del auditorio son obra del mismo artista, el pintor de Noia Alfonso Costa, que además es vecino de ría. Porto do Son es, ante todo, un buen lugar para vivir, para venir de vacaciones y descansar. Para divertirse a todas las edades en un entorno en el que todo sabe a mar.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook