Mapa de recursos


ISLAS DE ENSUEÑO II.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un inmenso capital ecológico.

Sálvora con sus caprichosas formas graníticas; Cortegada donde encontraremos el mayor bosque de laurisilva único en la peninsula; Arousa refugio de aves marinas y limícolas. Espacios naturales de una inmensa riqueza y de gran fragilidad en cuya protección y conservación debemos de poner el máximo empeño.

 
Tras haber descansado en A Toxa nos dirigimos al puerto deportivo de San Vicente do Mar. Esta villa es el segundo núcleo de población más importante de la península de O Grove. Su puerto, conocido como Pedras Negras , tiene un muelle de 60 metros en el que es difícil encontrar una sola plaza de amarre durante los meses de verano. También la proliferación de pequeñas rocas, y sus playas poco batidas esconden muchos atractivos para los amantes de la costa. Desde aquí nos adentramos de nuevo en la ría para llegar hasta la Isla de Sálvora. Esta isla, poblada de caprichosas formas graníticas y tapizada por praderas verdes y maderos de tojo, está situada en la entrada de la Ría de Arousa. Fue en 1770, Jerónimo de Hijosa el que instaló allí la primera fábrica de salazón de Galicia y que con el paso de los años se convirtió en el famoso Pazo de Sálvora. Asombrosos roquedales y acantilados de poca entidad caracterizan la costa meridional de esta isla privada que el Ayuntamiento de Ribeira pretende convertir en emblema turístico de este mar. Desde el arenal surge un camino que lleva al faro, mientras que otra senda lo comunica con el antiguo poblado, hoy amigo del recuerdo. Tan sólo dos millas y media nos separan del puerto marinero de Aguiño. Tersas playas, salpicadas de piedras en la orilla nos dan la bienvenida a la entrada marinera del pueblo, donde entre pequeñas y coloreadas barcas aprovechamos durante un instante para disfrutar de la tranquilidad que se respira en el ambiente. Navegando entre un mar de bateas, auténtica industria de la Ría de Arousa, llegamos a Cortegada. La isla, conocida como el Jardín Botánico de Galicia, posee un ecosistema muy poco frecuente, siendo éste el mayor bosque de laurel de la España Peninsular y, que hace con su aroma de la isla un vergel. Es tal su proximidad a la costa del pueblo de Carril, que con la marea baja hasta los más pequeños se atreven a cruzar las parcelas de cultivo de bivalvos para llegar caminando hasta ella. Finalmente después de este viaje por las Rías Bajas, desembarcaremos en otro de los puntos emblemáticos de la Costa Pontevedresa. La Illa de Arousa, en la que esta ocasión visitaremos O Carreirón. Uno de los espacios naturales protegidos de esta comarca, integrado en el complejo intermareal Umia- O Grove. Se trata de una reserva internacional de aves, flora y humedales de gran valor ecológico. La zona propiamente costera está ocupada por pequeñas calas y arenales como el de Xastelas. Detrás surge una zona de asombrosos humedales en los que crecen carrizos y junqueras. Todas ellas son zonas que se pueden visitar haciendo la ruta de O Pilro a través del frondoso pinar que ocupa el interior de O Carrión y al que acuden muchos turistas en busca de sombra o tranquilidad.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook