Mapa de recursos


Pasión por el Avia

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Quien ama el vino en Ribadavia, también siente pasión por el agua.

El agua permite que el ribeiro tenga esas especiales características. Y es el agua del río que le da nombre a esta tierra, el Avia.

 
A lo largo de su recorrido forma tres zonas con diferentes características geográficas. La primera está formada por el sector montañoso de las sierras do Suído y la del faro de avión. El paisaje aquí es duro, casi sin vegetación. Continúa su recorrido y llegamos al embalse de Alvarellos, que antes de las últimas lluvias se encontraba tremendamente bajo. El embalse proporciona agua pero también llena de niebla el paisaje. Aunque hay una preciosa carretera que bordea el curso del río es casi imposible verlo porque estamos en pleno cañón del río Avia, y discurre totalmente encajonado. El mejor lugar para contemplar el paisaje es desde la Pena Corneira, aunque ella misma ya merece toda nuestra atención. Es un magnífico ejemplo de erosión realizada sobre el granito, por cierto extraído en algunas canteras. Nosotros sólo vemos una hermosa piedra, otros han visto un lugar perfecto para escalar. Estas zonas de población diseminada, alternan el cultivo de maíz, con la explotación forestal y desde luego los viñedos. Y por último llegamos a los amplios valles abiertos, a las pequeñas laderas formadas por terrazas fluviales. Es el Avia más domesticado, en áreas recreativas o playas fluviales como la del Salgueiral en Leiro. Con 30.000 metros cuadrados y 2000 árboles. Y es que en Leiro quieren hacer protagonista del paisaje al Avia. En el Puente de San Clodio del siglo XVI y declarado Monumento Nacional, nos encontramos a Manel Santamaría. Es un experto pescador ganador de multitud de campeonatos y que ha escogido para hoy este coto truchero del Avia. Está muy solicitado el coto porque es muy accesible y tranquilo, y aún se pueden atrapar ejemplares autóctonos, no de piscifactoría. Manel nos cuenta que los embalses han dejado sin salmones el río, aunque hay un proyecto de hacerles una escala salmonera, pero el curso del río ya ha cambiado. También se podían pescar en este río hace unas décadas, lampreas y sábalos. Y llegamos a Ribadavia donde el Avia se une con el Miño, y para el que están construyendo un paseo fluvial. Donde ya se puede disfrutar con toda la calma de este río es la área recreativa de A Veronza, aunque también se pueden practicar actividades náuticas. También debido a los altibajos de nuestro clima, el río no baja con toda la fuerza habitual. El Avia nos ha brindado hoy su precioso mar de algodón, y también plácidos paseos en su compañía, pero también guarda aventuras en su seno por ejemplo a bordo de una embarcación.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook