Mapa de recursos


Cuna de la hidalguía

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los pazos del Ulla.

Las riberas del Ulla fueron tierra de pazos y casas señoriales, muchas de ellas pertenecientes a la alta burguesía de Compostela, como residencias de descanso.

 
Uno de los pazos más suntuosos y mejor conservados es el de Ortigueira o Santa Cruz de Ribadulla. El origen del pazo está en la llegada a Galicia de un miembro de la familia vasca de los Mondragón que enlazó por vía matrimonial con una Abraldes de Compostela en el siglo XVI. Un descendiente de este matrimonio recibió de Carlos II, a finales del siglo XVII, el título de Marqués de Santa Cruz de Rivadulla. Más tarde, también por casorio, la propiedad llegó a manos de los Armada. Uno de sus señores, Juan Ignacio Armada, mandó el Batallón Literario de Santiago durante la Guerra de la Independencia, época en la que fue residencia temporal del político y escritor Gaspar M. de Jovellanos. La capilla del pazo ha sido siempre la parroquial de Ortigueira pero muy pronto habrá nueva iglesia para la parroquia en una finca cedida por los marqueses.
Muy cerca de Santa Cruz se abren las puertas del pazo de Guimaráns. Aunque deshabitado y semiabandonado, perdura sin embargo en relativamente buenas condiciones de conservación y posee casi todos los elementos característicos del barroco gallego. El edificio fue levantado en el siglo XVII por los Abraldes de Santiago, una de las familias más distinguidas de la burguesía compostelana, que recibió en ese mismo siglo el marquesado de Monroi. Por relaciones matrimoniales se unieron a la familia de los marqueses de Santa Cruz de Ribadulla que es la actual propietaria del conjunto.
Otro importante pazo es el de Ximonde, en Sarandón. Probablemente cuenta con la arquitectura más palaciega y distinguida. Los Cisneros, descendientes de Alfonso XI, fueron los dueños de este recinto, que poseía una gran finca con su correspondiente coto de pesca en el Ulla. También poseían el pazo de Ximonde en la ciudad de Compostela. El título de Condes de Ximonde se lo concedió Carlos II en 1766. Actualmente es propiedad de una sociedad agraria que tiene pensado abrir aquí unas bodegas de albariño aprovechando la tradición de la casa y las cepas centenarias de la finca. Todavía hay otros pazos de menor volumen e importancia. El de Vista Alegre ha sido rehabilitado para la instalación de un restaurante de banquetes. Donde ahora se reúnen cientos de comensales pasaban antes largas temporadas los Ortega y Gasset. Se habían emparentado con los Torre, unos burgueses compostelanos que hicieron traer desde su pazo de Santiago muchos de los cuadros y el mobiliario que hoy se conserva en la casa. En San Mamede de Ribadulla encontramos el pazo de A Costa. Rodeado de una inmensa plantación, A Costa se adapta a su nueva etapa como granja agrícola pero no olvida su ilustre pasado. Mantiene la capilla y tributa respeto a su noble guerrero irmandiño.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook