Mapa de recursos


Lalín, Kilómetro cero

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Lalín está equidistante de las principales ciudades de Galicia. Es su kilómetro cero y su corazón verde.

La Villa tiene diez mil habitantes y un halo de modernidad que se nota en las infraestructuras, en los servicios públicos, en su comercio y en las industrias. Es el centro neurálgico de una de las comarcas mas ricas de Galicia, la del Deza.

 
El Lalín del siglo XXI va camino de hacerse un hueco en la lista de ciudades de Galicia. Aunque su corazón sigue siendo verde, su aspecto se vuelve cada vez más moderno. Grandes edificios, calles peatonales, actividad, bullicio y muchos síntomas de calidad de vida en la actividad diaria de sus habitantes. Lalín es un claro exponente de la evolución que han experimentado los pueblos gallegos en los últimos años. Solo hay que echar un vistazo a las fotos de los años sesenta para comprobar el espectacular cambio que se ha producido en estas cuatro últimas décadas. Sus condiciones socioeconómicas, su ubicación geográfica y el apoyo institucional han proyectado a Lalín hasta el lugar que ocupa en la actualidad. Ese lugar es ni más ni menos que el kilómetro cero, el centro del mapa de Galicia, equidistante de las principales ciudades de nuestra comunidad. Con la apertura del primer tramo de la autopista Santiago-Ourense esas distancias se han acortado. De momento la A-53 sólo llega hasta Silleda pero ya se está notando. No tanto entre la población y lo justifica el elevado peaje, pero sí entre las empresas. Lalín presume con razón de uno de los polígonos industriales más modernos de Galicia. No es casualidad, la estética futurista del parque empresarial LALÍN 2000 se ajusta a una rigurosa normativa que todos sus ocupantes deben cumplir al construir sus naves. A pesar de eso, se han vendido las cien parcelas que se pusieron a la venta, incluso se ha inaugurado la segunda fase correspondiente a la ciudad del Transporte y se ha aprobado incluso una tercera fase que dispondrá de otros 183.000 metros cuadrados para albergar nuevas iniciativas empresariales.
Lalín camina imparable hacia el futuro. Construye y construye sin mirar atrás. La carpintería de aluminio es precisamente la que soporta la estructura de su industria. Es un sector en relación directa con la construcción y aglutina a muchas grandes empresas como Inasus o como Industrias González que ha firmado grandes obras arquitectónicas repartidas por toda la geografía gallega. El textil es el otro gran sector de Lalín. Los talleres artesanales se han convertido en empresas especializadas y altamente tecnificadas. Las dos empresas de mayor tamaño son Florentino y Montoto, pero hay otras más pequeñas que están muy introducidas en el mercado como Toypes, Mercedes Fuentes, Guerral o D?aquela. Casi todas ellas tienen una capacidad de producción que las lleva a comercializar un 90% de sus confecciones fuera del mercado gallego llegando a varios continentes. La moda que sale de estas fábricas encuentra su primer escaparate en el propio Lalín. La vanguardia del comercio la han marcado las tiendas de confección, pero el ejemplo cunde y todo el sector se contagia de calidad y estilo. Un grupo de comerciantes ha iniciado los trámites urbanísticos para construir una alternativa lúdica y comercial que se sumará al interés comercial mostrado por grupos empresariales como Eroski, que próximamente asentará aquí una gran área con establecimientos comerciales y de ocio. Hay más proyectos como la construcción de dos parkings subterráneos proyectados en la villa que en un futuro no muy lejano también construirá un aeródromo deportivo. Un montón de nuevas ofertas que se suman a la larga lista de servicios públicos con los que ya cuenta Lalín. Todos pensados para una población en constante crecimiento que sobrepasa ya los 20.000 habitantes.
Dentro de esa oferta están los espacios dedicados al ocio. En el centro urbano, el entorno del auditorio es uno de los lugares más agradables cuando el tiempo acompaña, y si no, a cubierto y disfrutando de las delicias gastronómicas de la zona. Recomendadísimo el cocido, pero también muchos otros sabores del mar y de la tierra. La vieja tradición de villa hospitalaria se ha convertido en cuidada atención al cliente en cualquiera de los establecimientos hosteleros de Lalín. Uno de los más suntuosos es el Pazo de Bendoiro, un edificio del siglo XVI recuperado para el turismo rural con exquisito respeto. En el exterior un paisaje bucólico, y dentro, el esplendor de los salones y habitaciones con camas de más de dos metros de ancho. La lista de lugares recomendados continuaría durante un buen rato pero por ahora nos quedamos tomando algo en el Barriga Verde, un pub muy acogedor que ha tomado su nombre de una legendaria compañía de teatro. Titiriteros franceses llegados a Lalín al mismo tiempo que las tropas de Napoleón fueron los instigadores de toda la actividad teatral de esta zona y también uno de los gérmenes del interesante museo de títeres.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook