Mapa de recursos


CEDEIRA SIGLO XXI

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La Villa de Cedeira se prepara para el futuro.

La Cedeira monumental y mariñeira que conocemos mira también al siglo XXI. Y afronta el desafío de la mejor de las maneras: cuidando la calidad de vida de sus habitantes.

 
La actividad se palpa en el casco urbano, donde se trazan amplias avenidas que crean espacios abiertos y desahogados con aspecto moderno y actual. El tirón de la construcción de carácter residencial hace crecer edificios para los que quieren huir de las grandes ciudades y pasar el fin de semana en este rincón en donde soplan vientos favorables. De paso, se satisface la demanda interna del propio municipio, en el que aumenta la población que se establece en la capital. Es más, la culminación de la autopista A9 hasta Ferrol va a influir muy positivamente en este desarrollo. Y con la población, se mueven los servicios. La sanidad y la educación van más allá de los niveles básicos. Para la cultura también hay lugar. Una plaza cualquiera se convierte en improvisada aula de verano con juegos educativos para los más pequeños. El Palacete municipal acoge frecuentemente exposiciones, sobre todo de jóvenes artistas. Y con tendencias que huyen de convencionalismos: por aquí desfilan propuestas de lo más arriesgado.
Y el deporte despega. En la piscina del pabellón polideportivo celebran sus primeros chapuzones el futuro del Club de Natación, que ya cuenta con una actividad considerable.
Al mismo tiempo, en la cancha de baloncesto los jóvenes de Cedeira cultivan la sana afición que fortalece el cuerpo y despeja la mente. La clave está en proporcionarles espacios para el desarrollo de actividades deportivas y aquí en Cedeira los cimientos están firmes.
Con estos condicionantes cabe esperar que las noches se vivan de una manera especial. Sobre todo, en verano. En junio, julio y agosto se viven directamente en la calle, cuando la brisa marina mece el aire de la noche, mejor si es en una terraza. O en establecimientos con solera para quedar a primera hora. Más tarde el ambiente se traslada a los pubs, tanto en verano como los fines de semana, y se convierten en el refugio de todas las faunas de la noche.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook