Mapa de recursos


VIGO CIUDAD ATLANTICA_

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Vigo creció apoyada en su privilegiada situación geográfica

Es un Puerto natural gracias a su ría que une y separa pueblos .A pesar de haberse convertido en la ciudad mas industrial de Galicia entre Vigo y su Mar hay una unión tan fuerte que no podemos separar la ciudad de sus aguas. Sus magníficos miradores le permitirán comprobarlo.

 
Se publicita como - a cidade do mar- . Y sus habitantes les dicen a todo el que quiera conocerla que después de visitarla la llevarás en el corazón.
Por eso ha sido la ciudad gallega más visitada en agosto y con un mayor índice de ocupación hotelera, el 96%.
Estas son sus credenciales:
Una bahía incomparable.

Una ría que esconde un tesoro en sus profundidades.
Protegida por unas islas que van a ser Parque natural por sus impresionantes condiciones naturales.
.

Es lógico que a lo largo de la historia de la literatura esta ría haya sido protagonista e inspiración de los versos de Martin Codax y de Mendiño,y también de autores gallegos mucho más cercanos. Los escritores que no conocían Galicia, sucumbían aún con más fuerza al encanto de esta enorme piscina marina. Desde Góngora, a Jovellanos o Hemingway. Julio Verne, quizás en su casa ante un mapa pensó que aquella forma era demasiado sugestiva como para no enviar allí al capitán Nemo.
En la actualidad conserva muchos de sus encantos.
Para sentirlos, para hallarnos en el medio de esta particularísima ría, nos subimos en un barco en el puerto de Vigo.
Muchas de las características que hemos leído en multitud de folletos las comprobamos in situ. Por ejemplo que aunque es una enorme superficie, no siempre es profundo su calado porque su fondo es arenoso y muy irregular. Resulta complicado navegar en algunas zonas, sobre todo cuando nos acercamos a la costa de Moaña. Dicen que este fue el motivo que obligó a Cousteau a abandonar la búsqueda del tesoro de Rande. La gente de Moaña nos aseguró que en sus playas han aparecido restos de los tesoros de los galeones, y que muchos buzos atesoran un botín.
También navegando comprobamos que el agua está sumamente tranquila. La mole granítica de las Cíes la protege a la perfección. Los tormentosos temporales atlánticos no llegan aquí, por eso puede haber bateas.
El paisaje de esta ría no sólo consiste en sus orillas, en sus aguas, o en sus bateas. Los pequeños barcos de pescadores que faenan a cualquier hora también forman parte ya de la imagen. Y los mismo las traineras, ahora con diferente utilización.
El aislamiento de esta zona sería casi total, si no la uniera con Galicia los setecientos metros del puente de Rande, que se ha convertido en todo un símbolo del futuro.
El mar no sólo se puede contemplar desde el mar en Vigo, aunque tampoco hay un paseo marítimo. Pero desde los magníficos parque de A guía y o Castro la vista es privilegiada. En el paseo hay que dejar que estas preciosas superficies verdes respiren por uno, por lo menos por unos momentos.
Y nos despedimos de esta pequeña visita a la gran ciudad gallega, cosmopolita y culta desde el arenal, que también roba una mirada al mar.



Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook