Mapa de recursos


LA RUTA PARDO DE CELA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El mito del mariscal Pedro Pardo de Cela

Cuando los Reyes Católicos emprenden la anexión del Reino de Galicia. D. Pedro Pardo de Cela se declara fiel a la soberanía de Galicia y rebelde a sumisión al Reino de Castilla. Su rebeldia y su muerte violenta le han convertido en un mito.

 
Como si nos convirtiéramos tan sólo por unas horas en historiadores, vamos a conocer estas tierras de las mariñas siguiendo los pasos de la figura más importante que la defendió, el marqués Pardo de Cela, natural de Foz.
La ruta es de unos 70 kilómetros, y de gran interés histórico, paisajístico, y monumental.
Siguiéndola atravesamos los ayuntamientos de Foz, Valadouro, Alfoz, Mondoñedo y Lourenzá.
Mientras contemplamos los paisajes y los edificios pensamos donde empieza el hombre de verdad y acaba el mito del marqués.
¿Gritó su cabeza tres veces credo, credo, credo mientras rodaba por el suelo? Nos reservamos la opinión. Pero fue un tuerto entre ciegos, un nombre a perdurar. Pedro Pardo de Cela Aguiar Ribadeneira fue un gran señor feudal de los territorios que habitó, y aún así es recordado como un héroe.
El último defensor de la soberanía del último reino de Galicia ante las pretensiones anexionistas de los Reyes católicos.
Su ruta discurre por las tierras de O Valadouro. Y desde luego por el castillo de A Frouxeira, donde permanecía escondido y donde fue apresado. Una traición le lanzó a los brazos de la muerte. Hoy en día del castillo que le protegió sólo se conserva la Torre del Homenaje.
Otra parada en nuestra ruta es la Finca Galea, de muy fácil acceso pues es una hospedería de turismo rural. Merece la pena la visita para conocer la antigua casa de labranza, y por el cuidadísimo entorno escogido por los turistas de domingo que necesitan ver verde. Es casi un museo etnográfico, con un molino, un batán, e inesperados rincones.
En Mondoñedo murió, en la Plaza de la catedral, acompañado de su hijo. Por lo tanto la antigua capital del reino es punto principal de este paseo. Comenzando por la catedral.
En Mondoñedo gobernó de facto la iglesia durante innumerables siglos. En la actualidad tan sólo disfrutamos de las consecuencias positivas de aquella época, las maravillosas construcciones que dejó en Mondoñedo. La sede episcopal, el seminario, la catedral monumento nacional, la iglesia de San Martiño, diferentes conventos, el santuario de Nuestra s Señora de los remedios. También hay que visitar en Mondoñedo las covas do rei Cintolo, en este caso en absoluto relacionadas con la iglesia, pero llenas de estalactitas y estalagmitas que hacen franca competencia a la mejor bóveda o contrafuerte.
En el puente do Pasatempo clérigos contrarios a Pardo de Cela entretuvieron a su mujer Isabel de Castro que portaba el perdón real, para que su marido no fuese asesinado. Llegó demasiado tarde. Ramón Cabanillas no se pudo resistir a la fuerza de esta historia épica y la dramatizó en la obra El mariscal. Incluso hay una ópera, obra de Losada.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook