Mapa de recursos


NIGRÁN, LA GRAN PLAYA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un balcón sobre el Océano.

Una situación costera privilegiada, magníficas playas, un excelente clima, la proximidad a Vigo y buenas comunicaciones son factores que han convertido a Nigrán en uno de los grandes destinos turísticos de Galicia y en un área de asentamiento de muchos habitantes procedentes de Vigo.

 
Nigrán es un balcón sobre el océano. Claro que con esta afirmación no estamos descubriendo precisamente la pólvora, porque Nigrán es uno de los grandes destinos turísticos gallegos. En verano multiplica su población por 4.
Muchos vigueses también saben que Nigrán es una población tranquila, protegida de las inclemencias por multitud de accidentes geográficos, y que su temperatura media en enero son los 10. la mejor prueba de que lo saben es que en Nigrán ha pasado a copar los fines de semana de los urbanitas, y concentra un enorme número de segundas residencias.
En verano tiene muy clara la oferta y no se anda con rodeos. Primero playa América uno de los mejores arenales de Galicia, con bandera azul desde 1990. De estos 2 kilómetros de playa el veraneasnte puede irse a descansar a Patos, a nadar o surfear a Cañas, a tener un momento de recogimiento en la playa de la Madorra o en las calas de que bordean Monteferro, o incluso a Portocelo en el corazón del litoral, aunque para vistas las de la cala de Monte Lourido.
Después de las playas a tomarse un refresco con su tapa en las terrazas que incluso están animadas en invierno, y a airearse por el paseo.
Cuando la piel ya no puede con más sol, el turista puede ir a hacerle la copetencia a los pájaros desde la cumbre de Chandebrito de 500 metros. Pero hay muchos más miradores naturales en Nigrán, que relajan la vista en la inmensidad. Desde el monte de O Castro se divisa tanto la bahía como la ciudad de Vigo.
Tras unos días en Nigrán la vista está acostumbrada al azul del mar y a las islas en el horizonte. Por un lado las Cíes que se recuperan con dignidad del chapapote, y por otro las islas Estelas que van a ser conservadas por iniciativa de un plan de la Unión Europea.
Tanta playa, tanto mar y belleza eclipsan en parte la riqueza histórica de Nigrán, pero injustamente. Los pazos abundan en una tierra que está muy acostumbrada a la riqueza. El primero del siglo XIV es el de Cadaval, ahora recuperado. El pazo de Cea es otro gran ejemplo. El de las Pías está en manos de una congregación religiosa. El de Touza está dedicado al turismo rural y es el marco perfecto para múltiples ceremonias.
Pero también hay en Nigrán edificios originales, casi derroches de genialidad como el templo votivo del mar, obra de Antonio Palacios. El granito inspiró cada paso que siguió en este templo que rope cánones, aunque Palacios quiso que se conservara la antigua iglesia de Panxón a su lado.
En fin que Nigrán juega con las cartas boca arriba, buen clima, buenas playas, una pizca de historia y toda la comodidad.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook