Mapa de recursos


PASADO Y FUTURO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Una ciudad que mira al futuro y respeta y conserva su pasado.

En los últimos tiempos, la ciudad , apostó por el aumento de su infraestructura cultural y deportiva, por la mejora de sus accesos y la rehabilitación de su conjunto histórico y la dotación de edificios públicos, confirmándose así como un centro económico y cultural de gran influencia no solo en la comarca si no en toda la Comunidad.

 
Crecimiento y cambios. A Coruña ha ensanchado sus límites para acoger a una población creciente que se acerca a las 250.000 personas.
La necesidad de nuevos espacios ha levantado barrios de la nada. Los Rosales o Matogrande son sinónimos de flamantes zonas residenciales trazadas desde un desarrollo urbanístico racional.
Y todo eso, al lado de las señas que identifican a una ciudad que no olvida el pasado. Las viejas piedras presencian los cambios a su alrededor con buena salud. El casco histórico coruñés es un punto de partida muy adecuado para que nuestra visita se convierta en un viaje en el tiempo.
No sólo el tráfico y la agitación intervienen en la personalidad de la gran ciudad. A Coruña apostó fuerte por dotarse de edificios públicos, el Coliseum o el Palacio de Congresos, que enseguida se convirtieron en nuevos símbolos de la ciudad. Firmados por arquitectos de renombre que sellaron el ingreso de A Coruña en la modernidad. Estéticas diferentes y arriesgadas, como la Domus, la Casa del Hombre, capaz de atrapar en su avanzado diseño el antiguo reflejo del mar. La Casa de los Peces es otro ejemplo. Un enorme acuario al borde del océano con la misma filosofía. Obras que van más allá de su magnífica presencia y se llenan de contenido. Su utilidad trasciende a la ciudad y son referentes para el ocio y la cultura de toda Galicia.
Además de la arquitectura de la piedra y del cristal, los espacios abiertos también se han beneficiado de la transformación urbanística. El embellecimiento más puramente estético y la premisa de la calidad de vida son dos vectores que confluyen en el Parque de Bens, el pulmón verde de A Coruña, como la cima del Monte San Pedro, también habilitada como paseo.
Nuevos espacios que transforman las alturas y recorren la fachada de una ciudad abrazada por el océano. En el principio: el faro romano, la Torre de Hércules. En el fin: la Torre Milenio. El nuevo símbolo, la metáfora con la que A Coruña entra en el cambio de era.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook