Mapa de recursos


VILLA DE VIANA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Viana se asienta en un pequeño promontorio abrazada por el rio Bibei.

La villa se alza sobre un antiguo castro y concentra la mayor parte de los servicios públicos que precisa la comarca, contando con una importante actividad comercial. Las iniciativas empresariales se basan en el sector agropecuario y el turismo es un sector en pleno desarrollo.

 
Sobre un pequeño promontorio que fue un castro se asienta la villa de Viana do Bolo. Está como en suspenso, casi sustentada en el aire, por el abrazo del río Bibei embalsado en O Vao cuando recibe el caudal del Camba.
Sólo tener este paisaje a la vista recompensaría la visita, pero como descubriremos después, aquí hay mucho más que ver. La riqueza paisajística rivaliza con un interesante conjunto histórico que luego conoceremos.
Por lo demás, Viana es una villa pequeña y muy tranquila que ya no está tan lejos como antes. Si enlazamos con la autovía A-52 en A Gudiña, llegaremos a Madrid en tres horas y media. Con todo, la impresión es que la modernidad no ha hecho estragos en esta población, que cuenta con algo más de cuatro mil quinientos habitantes, de los que mil quinientos setenta y dos viven en el casco urbano. La emigración castigó duramente a estas tierras. Primero a América y después a Europa, Madrid, Barcelona y el País Vasco. Hoy día el crecimiento del núcleo urbano se debe, en buena medida, a la demanda de segundas residencias para los que todavía están en esos lugares. La construcción de embalses en los años sesenta propició un espectacular aumento de población. Por ejemplo, en este colegio llegó a haber casi un millar de escolares, cuando en la actualidad se cuentan en un centenar.
Más tarde comprobaremos que la actividad económica se basa en el sector primario, pero han surgido iniciativas, poco industrializadas y centradas en el aprovechamiento de recursos propios. Es el caso de esta empresa de embutidos y salazones que elabora la estrella de gastronomía local: la androlla. Es un embutido de costilla de cerdo ahumado según el modo tradicional y hasta en restaurantes de Madrid, Bilbao y Barcelona lo aprecian. Para coronar un suculento cocido o una laconada con androlla, no faltará en Viana un postre exquisito. Sus bombones rellenos de miel, los vianos , elaborados aquí con mieles procedentes de la zona obtenidas de manera artesanal. Del mismo modo que el polen o varias clases de miel con denominación de origen.
El tiempo libre también se organiza para que todos los vecinos disfruten de actividades variadas. El deporte, la música y la cultura son campos en los que las asociaciones llevan la batuta. En Viana hay dos. Candea tiene unos 600 socios que asisten a ginmasia, teatro, bailes de salón, canto, acordeón o pandereta. 142 mujeres se han unido en la Asociación de Mulleres Rurais Bibei y programan unos cinco cursos al año abiertos a socias y todo el que esté interesado. Ahora acaban de poner en marcha uno de conservación y envasado de alimentos, además de cestería, bordado. Pero también se apuntan a la cabalgata de Reyes, a organizar un magosto o a hacer excursiones.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook