Mapa de recursos


LA ROMANIZACIÓN EN LA COMARCA DE VALDEORRAS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Valdeorras cuenta con un amplio acontecer histórico.

Poblada desde tiempos remotos ,su historia estuvo ligada a la presencia romana. La comarca ha sido el paso de una de las vías mas importantes de la península la vía XVIII llamada Via Nova. Son abundantes los restos de la presencia romana además del disperso habitat preferido por los romanos frente a los pobladores castreños que preferían la concentración.

 
Los romanos sabían reconocer un paraíso, y en esa comarca es muy fácil reconocer su paso.
Que los ayuntamientos de esta zona tengan un hàbitat disperso puede que se deba a la influencia de los romanos, que se diferenciaban en esta opción de los pobladores castreños que preferían la concentración.
Uno de los factores más importantes de romanización en esta comarca ha sido el paso de una de las vías romanas más importantes de la península, la vía XVIII conocida como Vía Nova que se construyó en el año 80 d.c. Tiene un claro motivo la construcción de esta vía, ya que esta es y siempre ha sido una entrada natural a Galicia.
Viana es una zona de gran riqueza minera, y semejante dato no podía ser pasado por alto por los inteligentes romanos.
En Caldesiños a 7 kilómetros al sur de Viana hay otras médulas, o antiguas minas de extracción de oro. No son Las famosas médulas si no un yacimiento secundario pero conservan ese toque insólito. Te gustan pero piensas si sentirán lo mismo en el futuro admirando los restos de una autopista. Amontonaban la arcilla para aprovechar las arenas de oro, y en forma de campana, de ahí el nombre canal de sinos que quiere decir campanas.
Los romanos sabían sacarle partido a la naturaleza. Y no sólo obtenían oro de ella, si no curación. Y no sólo de las plantas si no de las aguas. Que ahora sepamos que vivimos en un país termal, se lo debemos a ellos. En Viana descubrieron el manantial de Bembrive. A finales del siglo XIX se construyó un balneario, que vivió sus años de esplendor en los 30 y que cerró dos décadas después. Desde Coruña vienen a por garrafas de esta agua perfecta para la piel.
La romanización alcanzó a estas tierras. Incluso en la zona de A Rúa se centró la vida económica del valle en el Forum Egurrorum o Gigorrorum y se integró el valle en el trazado de la vía XVIII que unía Braga con Astorga. La Vía Nova de Vespasiano cruzaba el Sil por el puente de A Cigarrosa, entre los actuales municipios de a Rúa y Petín, que conserva sus bases romanas. Cerca de este puente se encontró la lápida romana dedicada a Lucio Pompeyo Reburro Fabro, destacado militar valdeorrés que después de participar en numerosas campañas militares, vino a morir a su tierra.
Y si estamos en la tierra del vino del Valdeorras también se debe en gran medida a los romanos. Elos aprovecharon el clima de la zona, el suelo, y las vides.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook