Mapa de recursos


A Veiga

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Al pié de la montaña.

A Veiga situada al pié de Peña Trevinca es un municipio turístico. Mas de veinte mil visitantes al año disfrutan de su entorno natural, de la caza, de la pesca , de sus playas fluviales y sobre todo de la alta montaña Peña Trevinca, el techo de Galicia. La villa es pequeña y mantiene una peculiar arquitectura popular propia de la alta montaña.

 
Con una altitud media que supera los mil metros, A Veiga muestra un relieve vertebrado por sierras y moldeado por la acción de los hielos glaciares y de los cursos fluviales. Dos elementos, sierras y ríos, que conforman este hermoso paisaje.
Pero A Veiga, si cabe, es más conocida por ser el principal paso a la cima de Peña Trevinca, la zona de montaña más alta de Galicia con 2124 metros de altitud.
Más de 20.000 personas disfrutan al año de su entorno natural, de la excelente cacería y de uno de los mejores cotos de pesca gallegos.
Es por ello que a Veiga es un municipio turístico, que acentúa sus cualidades sobre todo en los meses de invierno. Así, en esta sierra se está ideando un nuevo proyecto que dote las proximidades de estas cumbres de una nueva estación de montaña.
De estas sierras descienden ríos rápidos, algunos propios del deshielo, que con la gran fuerza erosiva que desprenden forman los valles más encajados y pronunciados que de algún modo definen el tipo de vida.
De su historia más remota son muestra las inscripciones celtas y prerrománicas que nos encontramos en la casa de Os Baqueiros de Ponte. Pueblos y lugares como Castromao o Castro de Xares entre otros, son referencias a leyendas encantadas de los moros que todavía perviven en boca de los lugareños.
Esta villa es pequeña pero hermosa, y mantiene una arquitectura popular propia de la zona de alta montaña. Estos elementos se encuentran perfectamente integrados en el ámbito geográfico que la rodea.
En sus viviendas podemos encontrar los antiguos hornos de pan, en los que excepcionalmente todavía se cuece de la forma más artesana.
Molinos, fuentes y las propias casas acentúan la marca de la construcción tradicional que se conserva, eso sí, con variada fortuna.
No se nos escapa que aquí, al pie de la montaña, la arquitectura, el arte y el paisaje van unidos. El vivo ejemplo lo tenemos en el Santuario del Bendito Cristo de la Ascensión, en Prada; que del numeroso patrimonio de A Veiga es el que goza de una de las mejores vistas: la Garganta del Río Mao.
Aquí se dan las cualidades perfectas para disfrutar de este núcleo de turismo rural que es Xares. Una amplia y variada gama de ofertas tanto en alojamiento, que es de lo más rústico y acogedor, como en las actividades: rutas a caballo, caza, pesca y senderismo son los deportes por excelencia.
Se pueden practicar por todo el municipio y así, de paso descubrimos otras de las maravillas de este enclave: el embalse de Prada rodeado de bosque y pequeñas parcelas que añaden vistosidad y colorido al entorno, playas fluviales para el verano y cascadas que a bajas temperaturas se congelan al igual que el tiempo cuando contemplamos una de sus lagunas glaciares. En definitiva, A Veiga invita a descubrir la belleza de este municipio interior y de alta montaña. Cultura, artesanía y hermosos parajes hacen de este territorio un lugar lleno de alicientes para visitarlo y disfrutarlo en cualquier época del año.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook