Turismo geológico y Quiroga - Programa 1026

Turismo geológico: Fontao y San Finx
 
En el pasado miles de gallegos trabajaron a destajo en las minas de Fontao y San Finx. Y muchos más fueron lo que de manera ilegal se hacían con el wólfram para ganar dinero.

Alrededor de las minas de wolframita se generó una sociedad que hoy se estudia y pretende ponerse en valor. El ayuntamiento de Lousame se hizo con los terrenos del viejo poblado de Fontao, entre ellos las galerías y los pozos que dan acceso a ellas. Desde 2006 trabajan en recuperarlos en contenido

. La mina de San Finx en Vila de Cruces está sometida al mismo proceso. Las dos zonas son capaces de revelarnos hoy viejos secretos, que completan mineros y sus familias, memoria, todavía viva de aquel pasado.

Dos museos a cielo abierto que aconseja potenciar el Instituto Geológico Minero.
 

El Proyecto Atlanterra.
 
Estamos en la sede gallega del Instituto Geológico Minero , y ponemos el foco de atención en Proyecto Atlanterra, que pretende estudiar los espacios ricos en mineral con un factor común, el atlántico.

Minerales muy variados pero poca cantidad, aunque la suficiente emergiesen potentes industrias extractivas, de hierro, de wólfram e incluso de oro. La pureza de los filones de cuarzo de nuestro suelo es otra de nuestras características. La riqueza geológica de nuestro país ha llamado siempre la atención de los expertos, no en vano el Mapa Geológico de Galicia fue el primero de los elaborados en la península ibérica.
 

De aquella minas, estos museos.
 
Desde hace siglos se conoce la existencia de estaño y wolframio en la comarca de Noia y en el tramo del Deza de Vila de Cruces. Filones explotados por fenicios y romanos para extraer casiterita.

A finales del siglo 19 un ingeniero de minas inglés asentado en Noia tomó el relevo. Empezaba aquí la larga historia de la mina de San Finx que años más tarde se uniría a la de Fontao. Dos yacimientos explotados por ingleses y franceses de manera intensa a partir de los años 40. Entre 1942 y 1944 el precio del wolframio se multiplico? por cuatro cada an?o, forzando la intensificación de los trabajos de extracción. Alrededor de las minas crecieron poblados, que en aquel momento eran ciudades con cines, escuelas que hoy se están rehabilitando.
 

Los buscadores de wolframio
 
El wolframio en Galicia fue como la fiebre del oro. Le llamaban el “oro negro” y fueron numerosos los vecino que lo recogína para venderlo a los estraperlistas.

A pesar de la seguridad, miles de personas arriesgaban su vida atraídos, por la fiebre del Wolframio. Había mineros con zuecos de doble piso, en el que cargaban de wolframio, y quien lo arrancaba con bastón, estraperlistas, y mineros ilegales.. Las minas tenían torretas con personal armado para evitar el robo del mineral. La Alemania nazi necesitaba wolframio y la subida de precios, la codicia.
 

Música de Galicia: Xoel López
 
Xoel López nos ofrece "Colillas en el suelo"

 

Galicia y Japón comparten camino
 
28 años después de su primera visita, Naruhito, el príncipe heredero de Japón recorrió por segunda vez la Plaza del Obradoiro.

/>Naruhito eligió Galicia como una de las comunidades de destino durante su visita a España para conmemorar la Embajada Keicho, una expedición histórica que puso en contacto a Japón y nuestro país hace cuatrocientos años. Aterrizó a media mañana en Lavacolla y llegó a la Catedral tras hacer un tramo del Camino de Santiago.
 

Una Nueva hoja de ruta : a Lei de Galeguidade ha sido aprobada
 
Se ha cumplido ya una vieja demanda de las comunidades gallegas en el exterior. Tras algunos años de trabajo, la Lei de Galeguidade ha sido aprobada en el Parlamento de Galicia

Una norma que sustituye a otra ratificada hace 30 años que, y que según la Xunta, viene a adaptarse a la galleguidad del siglo 21.

El texto sentará las bases de colaboración entre las comunidades del exterior y la Xunta de Galicia.
 

Chantada: el origen de Juan Campelo.
 
Hola Juan, el municipio de Chantada, en el suroeste de la provincia de Lugo. La villa está salpicada de importantes monumentos histórico-artísticos y conserva un casco histórico de gran belleza.

En lo alto del Monte Faro a 1000 metros de altura se divisan las 4 provincias gallegas y allí está la ermita de Nosa Señora do Faro a la que cada año acuden cientos de romeros.

El Miño forma valles encajados de fuertes pendientes y grandes desniveles, y a vera, numerosas edificaciones de índole religiosa, como la Iglesia de Santa María de Pesqueiras, joya del románico y Monumento Nacional.

Muy cerca de aquí se encuentra la central hidroeléctrica y el embalse de Belesar.
 

Vilamor: Rodado en O Courel
 
Quiroga ha sido escenario de cine. Del film “Vilamor” de Ignacio Vilar. El sector audiovisual hecho en Galicia, ha comenzado a salir de nuestras fronteras. Vilamor ha sido vista en casi todos los contin

Esta película revive una historia, la de las comunas hippes de los años 70.
Un grupo de gente viaja a la aldea de Vilamor para restaurar sus casas y trabajar sus tierras, seducidos, por la idea de un estilo de vida alternativo y en pleno contacto con la naturaleza.
El sector audiovisual hecho en Galicia, ha comenzado a salir de nuestras fronteras.
 

La Ruta del Hierro do Courel
 
Seara está a más de mil metros de altitud, entre las sierras dos Cabalos y del Courel. Esta aldea pizarrosa de casas apiñadas se conserva como hace siglos. Por aquí pasaba la antigua ruta del mineral de hierro.

Es la puerta de entrada a Pico Formigueiros, donde se encuentra la catarata más famosa del Courel, un espacio natural privilegiado que conserva en la memoria su pasado minero. Las minas de hierro de esta montaña abastecieron durante siglos a las herrerías y mazos de los valles del Selmo, Soldón y Quiroga.

Aun hoy podemos disfrutar de su huella: la herrería de fundada por los monjes de Samos hace cuatro siglos, fue restaurada y reconvertida en una casa de turismo rural con vistas al río Soldón.
 

Miel sobre albarizas
 
El valle de Quiroga es una de las mejores zonas productoras de miel de Galicia. La prueba está en los cientos de albarizas que cuelgan de las laderas de los montes.

Con la primavera, cuando Brezos, xestas y carqueixas tiñen de rojo y amarillo las laderas de las sierras, los apicultores de Quiroga andan por los albares recuperando enjambres.

Los osos desaparecieron pero quedan los albares que son un símbolo de las sierras del Courel.

Los apicultores sitúan las colmenas en los mejores sitios: en las laderas orientadas al sur y cubiertas por matos de brezos y carqueixas, las mejores flores meliferas.

En las montañas del Courel hay hasta doce especies de brezo y aquí las abejas tienen flores casi todo el año: la uz negral, florece a finales de febrero, el brezo toda la primavera, despues viene la carqueixa, el castaño y la zarza; el "mosiño", otro brezo, hasta finales de junio, la setembrina, y por último, el madroño en el duro invierno.
 

 
 


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook