Vacaciones en la Galicia verde. Segunda parte - Programa 479

Carballo, Patrimonio Histórico
 
Como en muchos lugares de Galicia la historia de Carballo también empieza con los restos de una Pedra Moura.

Se cree que el dolmen de A Pedra Moura fue construido por una “moura”, que trajo las piedras sobre su cabeza al mismo tiempo que hilaba en una rueca y daba de mamar a un niño.
 

La Fe y la Piedra
 
La Catedral mindoniense guarda innumerables tesoros en su interior.

El poder eclesiástico ha escrito buena parte de la historia de Mondoñedo en letras de piedra. Y ha sido esa caligrafía primorosa la que ha dejado en la capital de la diócesis joyas patrimoniales como la Catedral, declarada Monumento Nacional en 1902.
 

Caldas, Villa Jardín
 
La villa de Caldas de Reis tiene lugares evocadores capaces de transportarnos a mundos exóticos.

Un vetusto y centenario roble todavía recuerda la excitación y el alboroto que se vivía en Caldas allá por el año 1883. Él ya estaba allí cuando todo aquello sucedió y si los anillos de su tronco pudiesen hablar nos contarían año por año la biografía de ese precioso jardín centenario y de su carballeira.
 

Los viejos oficios
 
Da gusto ver revivir los viejos oficios, que en Celanova parecen tener su caldo de cultivo.

Ahora los zocos o chancas y los “fuelles” de la Guardia Civil son casi piezas de museo, pero en otro tiempo, eran el sustento de todo el pueblo de Vilanova dos Infantes, tierra de zapateros y músicos, como señaló Curros Enríquez a finales del siglo XIX.
 

Villa fluvial
 
Quizá sea el río Umia, a su paso por Caldas, el elemento más singular del paisaje de la villa, en el corazón del valle del Salnés.

Caldas puede presumir de tener uno de los mejores ríos urbanos de Galicia. La hermosura de sus riberas, en pleno centro, nos promete un paseo inigualable. Un paseo en el que nos encontramos con el gran Parque-Jardín de Caldas.
 

Villa termal
 
Caldas de Reis ya nos dice con su nombre la importancia que han tenido y tendrán las aguas termales en su historia y crecimiento. Pero quizás el gran momento de esta villa termal aún esté por llegar.

Como en tantos otros casos en Galicia, la villa de Caldas creció en torno a sus portentosos manantiales de aguas medicinales, ya conocidos por los especialistas en este tema, los romanos.
 

Tierra de pazos
 
Es tal la cantidad y calidad de los pazos y casas solariegas que existen en el municipio de A Estrada, que son necesarias dos rutas para conocerlos todos.

Nuestro programa ha tenido la fortuna de poder descubrir los rincones más escondidos que habitaron aquellos grandes terratenientes, o fidalgos. Además de poder disfrutar de la imponente arquitectura, hemos conocido a quienes habitan hoy en día estas casas.
 

 
 


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook