Por las Riberas del Miño - Programa 486

El valle fértil
 
El Miño fertiliza el valle de Crecente.

La visita a Crecente coincide con la vendimia. En otras zonas aún no comenzaron pero aquí, donde está la Adega de Morgadío, ya es el momento. Aquí la uva madura antes, alcanza mayor graduación y tiene más cuerpo.
 

Mar interior.
 
En ocasiones el río es casi un mar interior, navegable y creador de extraordinarios espacios naturales.

En su curso medio, el Miño, el río más importante de Galicia, viene a descansar en las hermosas tierras de Ribadavia y Arnoia, para después introducirse en la comarca de A Paradanta primero y O Condado después, y ya finalmente dar nombre al Baixo Miño hasta el mar.
 

Río da Fraternidade
 
Desde Arbo, gallegos y portugueses compartimos la soberanía de este río de todos.

Transitamos ahora por las tierras de A Paradanta, a las que decimos adiós desde As Neves, para seguir al río en su nueva etapa en la comarca del Baixo Miño, la que bautiza con su propio nombre.
 

El Condado de Salvaterra
 
El encanto urbano.

Salvaterra do Miño, municipio que da nombre a esta comarca, es el único que fue condado, porque así lo quiso Felipe II en 1613. Hoy es una más de las propiedades de la Duquesa de Alba en territorio gallego y el título de conde de Salvaterra lo tiene su hijo Cayetano Martínez de Irujo.
 

El rostro de la piedra
 
Bajo el cielo de Salceda hay una roca, una gran roca con hijos desperdigados en cada monte.

Tras la órbita de O Porriño, Salceda ha convertido la industria de la piedra en el estandarte económico del ayuntamiento
 

As Neves, mirador del Condado
 
As Neves gira en torno a la bahía del Miño.

La vida transcurre sin prisas en As Neves, un pueblo de pasado nobiliario que sigue siendo hoy una cotizada zona residencial a donde la gente llega buscando serenidad y paisaje.
 

En busca del Padre Miño.
 
Los senderos del agua.

En Salvaterra, el Miño discurre plácido y manso.
 

 
 


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook