Na Beira do Mar, na Beira do Río - Programa 727

Faros en la Costa de la Muerte
 
Son faros de vida que contribuyen a evitar tragedias en la Costa de la Muerte.

Son hermosos. Por su estampa y por la luz que nos envían desde ese momento que, sobre el mar, se confunden el día y la noche. Son tan bellos como esta costa que llaman de la Muerte magnífica, exuberante y peligrosa.
 

MAR DE NORTE
 
La costa es absolutamente salvaje; playas, acantilados, rompientes y un mar en constante.

Aguillóns o farrallóns. Así llamamos a estos acantilados de afiladas rocas batidas por el mar del norte, bravo y pocas veces en calma. Sobre ellos siempre nos sorprende la luz intensa del sol ardiente o la luz profunda que atraviesa la niebla.
 

Por el Camino de Brea
 
La Lama, es paisaje en su más expresiva pureza.

El principal atractivo turístico que ofrece A Lama, son los espacios naturales con los que cuenta el municipio como las orillas de los ríos Verdugo, Xesta y Xeixo. En el aspecto monumental llaman la atención los vestigios que dejaron los primeros pobladores del municipio en los montes de O Seixo.
 

Costa de Cariño
 
Nuestros dos mares se unen en Cariño.

La ría de Ortigueira y la marisma de Ladrido están consideradas zona de interés científico natural. El estuario tiene extensas planicies intermareales y un interesante sistema dunar. Rumbo a mar abierto aparece ante nosotros la confluencia del Atlántico y el Cantábrico.
 

Navia de Suarna
 
Puerta del Parque Natural de Ancares.

Un río y un puente… Una villa encantada y un castillo medieval. Navia de Suarna no queda de paso, y es por eso que todavía encontramos aquí lo más auténtico de un profundo valle y de una gran montaña.
 

Nogueira de Ramuín: Terra da Chispa
 
Tierra que vio nacer a los mejores afiladores, gente de alma errante.

A Nogueira de Ramuín le sobran encantos. Por su entorno natural y por su patrimonio histórico que tiene su buque insignia en el Monasterio de Santo Estevo de Ribas do Sil, convertido hoy en flamante parador de turismo
 

Villa de Cariño
 
Una villa que es viva expresión marinera en su arquitectura, en su puerto y en sus barcos.

Cariño nos ofrece el placer de caminar por sus calles estrechas de arquitectura típica, de disfrutar de las playas y rincones verdes que rodean la villa, caminar junto al mar y conversar en el bar del puerto con la brava gente del mar mientras degustamos los mas sabrosos pescados y mariscos.
 

 
 


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook